Acabé, y vuelvo a empezar

Sí, hace ya casi 8 meses acabé mi primer maratón. Aunque suene contradictorio, mejor y peor de lo esperado. Hice peor ritmo de lo esperado, pero las sensaciones no fueron tan malas como pensaba que podían ser: quedar totalmente parado y sin fuerzas para seguir. Supongo que la ilusión de la primera vez ayudó.

Tras varios meses haciendo el esfuerzo de no dejar de correr, vuelvo al punto de inicio. Repetiré plan de entrenamiento, de 18 semanas, cambiando los ritmos para adaptarlos al objetivo de este año.

Da más miedo esta segunda vez, porque siempre hay otras cosas que hacer, que sirven de excusa para no entrenar, porque me quedó claro que 42k es una carrera muy larga, tan larga como para que siempre pasen cosas, especialmente por la cabeza. Porque la confianza de haber acabado el año pasado puede ser traidora: la confianza es semilla del fracaso.

Tras el cambio de fechas de las carreras en las que solía participar, las dos 15k de Valencia, es especialmente duro mentalmente tener que jugártelo todo a una carrera anual.